Revista Presencia

Switch to desktop Register Login

¿ATACARÁ ESTADOS UNIDOS A SIRIA?

Rate this item
(1 Vote)

La masacre indiscriminada de civiles, de mujeres, niños y peatones inocentes con armas químicas es una obscenidad moral. 

Jhon Kerry, secretario de Estado de los EEUU / 26 de agosto, 2013.

 

El pasado lunes 26 de agosto, Jhon Kerry, secretario de Estado de los Estados Unidos, declaró culpable al gobierno de Siria, encabezado por Bashar alAssad, de la aplicación de armas químicas contra la población, en el marco de la actual guerra civil.

Kerry comentó también que en base a los sucesos en esta nación del Medio Oriente, el presidente Obama tomará “una decisión informada”. A raíz de lo anterior, diversos medios de comunicación del ámbito internacional han comentado la posibilidad de un ataque militar a Siria.

Las afirmaciones de los medios se sostienen también con las recientes declaraciones del secretario de Defensa norteamericano, Chuck Hagel, quien mencionó que el Pentágono “está preparado”, en caso de que el presidente Barack Obama decida una intervención militar.

Las afirmaciones de Kerry y Hagel se han hecho al mismo tiempo del envío de buques de la Marina de los EEUU al mar Mediterráneo, cerca de las costas de Israel.

El mismo lunes 26, el Centro de Noticias de la ONU daba a conocer en su portal oficial que su equipo de investigación especial enviado a Siria, para indagar sobre el uso de armas químicas contra civiles, había sido atacado en Damasco, posponiendo los trabajos del día 26 y los del 27.

Es importante mencionar que desde los primeros días de julio del presente año se había informado por parte de la ONU de esta visita, con el consentimiento mismo de Bashar al-Assad. 

Desde hace más de un mes y medio también, se había comentado sobre este uso de armas químicas contra civiles. Armas que por cierto, se habían aplicado con el apoyo de Hizbulá, agrupación política de Líbano que cuenta con un brazo militar y terrorista y que habría brindado su apoyo al régimen de al-Assad para ocasionar la tragedia.

ALCANCES DE LA POSIBLE INTERVENCIÓN MILITAR

Una intervención de Estados Unidos en Siria arrastraría a todos los países del Medio Oriente a un forzado posicionamiento político y militar. Implicaría que dentro de la familia de los países musulmanes (a excepción de Israel) se dieran rupturas por mantenerse en cercanía o lejanía de la nación musulmana en cuestión. O se dieran silencios diplomáticos, como en algunas ocasiones lo ha hecho Arabia Saudita.

Una de los asuntos graves que el panorama nos muestra, es la posible implicación del Estado de Israel y del territorio de Palestina en el caos de la región, cuando ambos territorios se encuentran dando seguimiento, en este preciso momento, al proceso de paz delineado por la nación norteamericana. La implicación de Israel en los asuntos de Siria, conforme se extiendan los efectos de la intervención estadounidense, podría ser el detonante para una guerra regional, y hay elementos en el orden de los vínculos diplomáticos del Medio Oriente para sostener lo anterior.

En el pasado, las guerras de Oriente Medio fueron entre naciones. De volverse una realidad el arribo de la milicia estadounidense a Siria, la lucha sería también contra agrupaciones con idealismos ajenos a la paz, que rechazan actualmente la presencia occidental (ya sea norteamericana o europea) y que tienen una magna movilidad y presencia internacional: las células terroristas. Un miembro de Al Qaeda, por ejemplo, puede ser originario de Arabia Saudita y luchar en favor del régimen gubernamental de Siria desde un territorio no cercano. En la presente crisis, donde Siria es la manzana de la discordia, será crucial observar el papel de grupos como: Hamas, Hizbulá, las redes de Yihad islámica, y el mismo Al Qaeda, entre otros.

De llevarse a cabo esta intervención por los EEUU, sería el inicio de una guerra con consecuencias regionales e internacionales dramáticas e impredecibles. Sus comentarios son bienvenidos en: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Revista presencia. Todos los derechos reservados

Top Desktop version